Tener familia es el sueño de la mayoría de las parejas, o de mujeres que no desean contraer matrimonio pero si quieren tener un hijo, dar vida, más allá de un proceso de adopción. Dar vida es uno de los fenómenos más mágicos de la naturaleza, compartir desde el momento de la concepción el mismo cuerpo con otro ser que tiene su propia vida, y será totalmente independiente. Muchas parejas han visto opacado este sueño por problemas de fertilidad, dichos casos no aquejan únicamente a mujeres o a hombres, es un reto que enfrentan sin distinción de sexo, edad, o clase social.

Anteriormente pensar en la idea de una reproducción asistida era muy remoto, tal vez poco probable o imposible para muchos, sin embargo en éste artículo te vamos a platicar sobre los métodos más eficientes para lograr el sueño de ser padres, de dar vida y como poder librar algunos de los retos más comunes para llegar a ese bebé soñado.

Para conseguir un embarazo existen varios métodos de reproducción asistida, o fertilización, éstos son procesos que permiten llegar a fecundar manipulando los gametos de uno o ambos sexos, y combatir un problema de infertilidad.

Método de inducción a la ovulación:

Éste método se logra administrando hormonas en la mujer, con la finalidad de que el ovario pueda producir un óvulo, ya que en los casos a los que se recurre ésta práctica es porque el óvulo que se genera de manera natural no ocurre de manera espontánea o no tiene la calidad y fuerza necesarias para crear un embrión, o bien la cantidad de óvulos no es suficiente para aumentar las posibilidades de un embarazo.

La inducción a la ovulación es digamos el método más parecido a la ovulación natural, y previo a recurrir a el es necesario haber sacado previamente estudios de la pareja en cuestión y decidir si es lo más recomendable para lograr un embarazo.

Cualquier método de fertilización puede traer algún problema secundario, uno de los más comunes con la inducción a la ovulación es producir una cantidad de óvulos mayor y generar embarazos múltiples, lo cual dependiendo de cada caso pudiera derivar en un parto prematuro o embarazo de riesgo, pero ésto no es una regla, dependerá de cada caso.

Inseminación artificial

Este es otro de los métodos más comunes, consiste básicamente en introducir semen por el cuello uterino con la posibilidad de fecundar al óvulo. Se llega a este recurso cuando no se ha logrado un embarazo por medio de relación sexual, en donde uno de los dos ya ha manifestado algún problema de fertilidad, o bien sea estéril. Puede aplicar en casos de bajo conteo de esperma.

Lo primero que hay que conseguir es que se produzcan los óvulos, posterior, deberá prepararse el semen y se hace la inseminación. El procedimiento no necesita de anestesia y puede realizarse dentro del consultorio médico trae dos o tres días de producidos los óvulos.

Con la inseminación, no se asegura lograr el embarazo en el primer intento, en muchas ocasiones se requieren por lo menos 6 antes de tener un caso exitoso.

Entre los riesgos más comunes se encuentran el embarazo ectópico, es decir fuera del útero, un embarazo múltiple y en algunos casos ansiedad y trastornos depresivos, debido a la carga emocional que representa intentar y tal vez no conseguirlo a la primera. Por eso recomendamos que el proceso se lleve de la mano con un profesional no solo en materia de fertilidad sino psicológica para orientar a los futuros padres y canalizar sus emociones, el estrés, dicen es uno de los enemigos del embarazo.

Fecundación in Vitro (FIV)

Seguramente también has escuchado hablar sobre éste método de reproducción asistida. Bien si es así te explicaremos con más detalle. Consiste en extraer óvulos de la mujer por medio de una punción, y hacer en un laboratorio la fecundación con los espermatozoides de su pareja o donante, si se ha logrado entonces el embrión resultado del procedimiento será colocado en el útero de la mujer para implantarse al cabo de unos días.

La meta es lograr que el procedimiento que inicia en consulta y termina en el laboratorio pueda finalizar con una prueba de embarazo en positivo.

La FIV como cualquier tratamiento para lograr un embarazo de manera asistida, consta de cinco etapas principalmente:

  • El primero y más importante es el conocer, estudiar y realizar análisis necesarios a la pareja para conocer sus limitaciones y necesidades.
  • Recolección de los óvulos y espermatozoides para el procedimiento
  • Fertilización en laboratorio
  • Implantación en la madre

¿En que casos se recomienda más la FIV?

Cuando hay infertilidad masculina moderada, bajo conteo de esperma.

Cuando en la mujer hay alguna obstrucción, alteraciones ovulatorias, endometriósis incluso en casos severos.

Si se tiene una infertilidad de origen desconocido o que han fracasado en varias ocasiones con otros métodos de fertilización asistida.

En si los riesgos que se corren con la FIV son los mismos de la inseminación artificial.

Mciroinyección Intracitoplásmitica de espermatozoides

Éste método es muy parecido a la FIV, la diferencia consiste en que que la inseminación se realiza cuando se introduce un espermatozoide en el óvulo con una micro-aguja.

Se recomienda principalmente cuando existe una esterilidad masculina, o cuando se ha realizado la vacectomía, también si se tiene una enfermedad crónica infecciosa como VIH, hepatitis y similares.

Si es un paciente que se va a someter a algún tipo de quimioterapia o radiación, el semen puede ser congelado, ya que algunos padecimientos pueden ocasionar la imposibilidad de una eyaculación de manera normal.

Si existe una esterilidad femenina, o se ha fracasado en FIV, si se tienen alteraciones genéticas en la pareja, o bien si existe una esterilidad de índole inmunológico que tenga anticuerpos antiespermatozoides.

Al igual que la inseminación artificial y la FIV los riesgos pueden ir desde un embarazo múltiple, de riesgo o parto prematuro.

¿En que otros casos puedo pensar en fertilización asistida?

  • Si quieres ser madre pero no quieres contraer matrimonio o vivir en pareja
  • Si se trata de una pareja homosexual, en donde sean dos mujeres quienes quieran ser madres, ahora pueden lograrlo con éste tipo de métodos, y un donante, ya sea en un banco de esperma o previamente decidido con el futuro padre, sin embargo en casos así se recomienda asesoría legal.
  • Si te has hecho la salpingo y deseas tener un hijo sin revertirla, ya que el óvulo puede colocarse después de ser fertilizado en el laboratorio, motivo por el cual la ligadura no representa ningún impedimento para lograr el embarazo.

Te recomendamos sea cual sea tu caso ir de la mano de un equipo de profesionales, expertos en el tema que te orienten sobre el método que más se adecua a tus necesidades, los riesgos según cada caso y las probabilidades de éxito, que hoy en día son mucho más altas. La tecnología también puede ayudarnos a dar vida aplicada en el ramo de la medicina y la fertilidad.

es_MXSpanish
en_USEnglish es_MXSpanish
Abrir chat
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Escríbenos directo a nuestro Whatsapp.