logo-BioFertility
  Lada sin costo: 01800.905.2799
GDL: +52 (33) 3610.1209 / +52 (33) 3610.0913
LEÓN: +52 (477) 717.9596
CULIACÁN: +52 667 7508631 / +52 667 750 8770

Otros servicios

img-otros-servicios

UNIDAD MATERNO-FETAL

Los servicios que brindan los especialistas en Medicina Materno -Fetal incluyen:

- Ultrasonido de alta resolución, incluyendo Nivel II.
- Ecocardiografía fetal.
- Asesoramiento genético.
- Amniocentésis.
- Biopsia de vellosidades coriónicas.
- Cordocentésis.
- Consultas sobre obstetricia de alto riesgo.
- Servicios recomendados.

Pruebas de control rutinario en la población de bajo riesgo.

Actualmente se practican pruebas bioquímicas (alfa-fetoproteína y beta-hCG) y biofísicas (ecografía de alta resolución) de forma rutinaria a todas las embarazadas, a fin de identificar posibles defectos congénitos en el feto.

En toda embarazada es conveniente realizar un mínimo de tres ecografías: a las 11-13 semanas, 20-22 y 30-36 semanas de embarazo.

De todas estas ecografías, las más importantes para el diagnóstico prenatal son las realizadas entre las semanas 11-13 y 20-22. La razón estriba en que en este momento ya se pueden detectar la mayoría de anomalías cromosómicas y descubrir algunas de las malformaciones severas. Estos exámenes es conveniente que sean efectuados por un explorador con experiencia.

Pruebas específicas en la población de alto riesgo.

Está demostrado que existen una serie de condiciones que incrementan la posibilidad de tener un hijo con defectos congénitos. Esas condiciones o factores de riesgo son las que determinan que en una determinada embarazada, además de las pruebas de control rutinario, sea aconsejable efectuar una técnica específica de diagnóstico prenatal. Estas técnicas están especialmente indicadas, entre otros, en los siguientes casos:

- Edad materna superior a 37 años.
- Hijos anteriores portadores de malformaciones.
- Patología materna (diabetes, etc.).
- Hijos de padres con enfermedades autosómicas dominantes que cursan con -anomalías morfológicas.
- Exposición materna a teratógenos.
- Infecciones maternas embriopáticas (rubéola, citomegalovirus, toxoplasmosis, etc.).
- Translucencia nucal aumentada y/o ductus venoso patológico.
- Triple screening con un índice de riesgo superior al poblacional.
- Test EBA con un índice de riesgo individual superior al poblacional.

UNIDAD DE ENDOSCOPÍA GINECOLOGICA

Cirugía ginecológica ambulatoria

La cirugía endoscópica ginecológica es una disciplina moderna que reúne los avances de la endoscopia ginecológica y de la cirugía mínimamente invasiva y que permite realizar una serie de intervenciones quirúrgicas sin necesidad de ingreso. La recuperación es rápida, lo que permite a las pacientes regresar de inmediato a su actividad cotidiana.
Se emplea anestesia local, regional o bien sedación (anestesia general superficial y de corta duración) y tiene lugar en un quirófano completamente equipado, para mayor seguridad.
La cirugía ginecológica ambulatoria emplea modernos aparatos ópticos, como el histeroscopio, que se introduce a través del cuello del útero, o el laparoscopio, mediante una incisión mínima en el ombligo.

Histeroscopia

La histeroscopia diagnóstica.

Se trata de un procedimiento incruento, que permite obtener la visión directa del interior de la cavidad uterina o matriz. Para ello se introduce un pequeño telescopio llamado histeroscopio, cuyo grosor es de sólo 4 milímetros, a través del cuello uterino.

No es necesario practicar puntos o suturas ni incisiones en la piel, porque se emplea el orificio natural del cuello del útero. La intervención se realiza habitualmente sin necesidad de anestesia, si bien en ocasiones se realiza con anestesia local. Suele durar entre 20 y 30 minutos y se realiza de forma ambulatoria.

Histeroscopia quirúrgica.

En aquellos casos en los que debe extirparse un pólipo endometrial por ejemplo, la histeroscopia quirúrgica permite su extracción mediante una intervención muy simple técnicamente, que se realiza frecuentemente con anestesia local o regional.

Para ello se emplea un histeroscopio quirúrgico que permite introducir los instrumentos necesarios para realizar actuaciones operatorias resolutivas sobre éste y otros problemas endometriales o uterinos (miomas).

Laparoscopia.

La laparoscopia es una técnica de cirugía mínimamente invasiva que permite acceder al interior de la cavidad abdominal sin la necesidad de realizar una intervención a cielo abierto.
Este procedimiento se realiza bajo sedación anestésica y la recuperación es rápida, ya que tan sólo se precisan entre 2 y 3 horas para recibir el alta. Su utilidad radica en que nos permite la visualización de los órganos genitales internos como el útero, los ovarios y las trompas de Falopio, con lo que es posible llegar a un diagnóstico en casos de dolor crónico pélvico o de esterilidad conyugal, entre otros.

Ventajas de la cirugía endoscópica ginecológica.

La recuperación es mejor y más rápida que en la cirugía clásica, ya que las intervenciones son muy breves y el ingreso en el centro médico es de muy breve duración, de modo que la posibilidad de infecciones postoperatorias es menor que en la cirugía convencional.

Se generan, asimismo, menos gastos y puede realizarse en unidades quirúrgicas de pequeño tamaño, por lo que el coste de los procedimientos es menor que si éstos tienen lugar en hospitales o en clínicas de gran tamaño.

Cabe destacar que las técnicas quirúrgicas que se emplean son modernas y cuidadosas, y que los procedimientos anestésicos permiten una rápida recuperación y tienen muy pocos efectos secundarios.

Utilidad de la cirugía endoscópica ginecológica.

Mediante endoscopia ginecológica es posible conocer sin intervenciones quirúrgicas el origen de hemorragias vaginales o alteraciones anatómicas.
Podemos discernir entre:

– Alteraciones del endometrio (atrofias o hiperplasias).
– Pólipos endometriales.
– Adherencias del endometrio.
– Tabiques uterinos o malformaciones de útero.
– Miomas (tumoraciones benignas).

La cirugía endoscópica ginecológica permite operar sin ingreso:

-Endometriosis.
-Tumores de ovario.
-Es el método más rápido para realizar una ligadura de trompas.
-Se utiliza muy eficazmente para el diagnóstico de ciertos casos de infertilidad.

UNIDAD DE DISPLASIAS

¿Qué es el Cáncer Cérvico Uterino?

Es un tumor maligno del cuello de la matriz; es el cáncer más frecuente en la mujer mexicana, muriendo una mujer por cada dos horas en nuestro país por esta enfermedad.

Evoluciona lentamente y no produce ninguna molestia, hasta que se presenta una hemorragia, lo cual puede indicar que la enfermedad ya está muy avanzada y por tanto su manejo es difícil, requiriendo Cirugía o Radioterapia (Radiaciones).

Afecta a la mujer joven en edad reproductiva, repercutiendo en su vida familiar, ya que al morir, deja a sus hijos en la orfandad.

¿Cómo lo puedo detectar?

La mejor manera de prevenir el cáncer, es realizándose una Colposcopia.

¿Qué es la Colposcopia?

Consiste en la observación del cuello de la matriz, mediante un microscopio, con el cual se pueden observar las lesiones pre-malignas o aquellas producidas por el virus del papiloma humano.

No es dolorosa y el resultado se obtiene en el momento de la realización.

¿Cómo debo realizarme la Colposcopia?

La Colposcopia se puede hacer en cualquier etapa del ciclo, excepto durante la menstruación y debe repetirse cada seis meses o por lo menos una vez al año.

¿Qué mujeres deben hacerse la Colposcopia?

- Toda mujer que haya iniciado relaciones sexuales.
- Mujeres con resultado de Papanicolaou normal.
- Flujo vaginal.
Mujeres con resultado de Papanicolaou que indique:
- “Dislapsia o Neuplasia Intraepital Cervical”.
- Cualquier sangrado anormal a través de la vagina.
- Hemorragia Vaginal después de relaciones sexuales.
- Presencia de lesiones en genitales (Ulceras, verrugas, condilomas).
- Mujeres que fueron operadas de la matriz (Histerectomía).
- Mujeres con antecedentes de infección de Papiloma Humano o Cáncer.

¿Qué condiciones se requieren para hacerse la Colposcopia?

- No estar menstruando.
- No tener relaciones sexuales dos días previos al estudio.
- No haberse aplicado cremas u óvulos vaginales un día antes del estudio.

¿Qué lesiones se pueden encontrar durante la Colposcopia?

Puede tratarse de una lesión precancerosa, de infección por virus de papiloma humano, de un cáncer y se debe tomar una muestra de tejido (Biopsia) para su estudio por el médico Patólogo y confirmar o no la enfermedad.

¿Qué tratamientos me tengo que hacer?

Los tratamientos se realizan cuando existen lesiones precancerosas, cáncer inicial o infección por virus de Papiloma humano. Son tratamientos conservadores. Evitan que se quite la matriz (histerectomía), por lo que posterior al tratamiento, la mujer puede embarazarse.

¿Cuáles son esos tratamientos?

Criocirugía: consiste en la congelación de la matriz, con lo que se destruye la lesión.

Electrocirugía (conización): es la extracción del fragmento del tejido donde está la lesión.

Rayos Laser: es la destrucción de la lesión por medio de estos rayos.